como forrarse con negocios online

Cómo forrarse con negocios online

Cuántas veces habré pensado: «haré una página web y viviré de ella».

Cuando nunca antes has intentado algo así, eso es algo que parece bastante sencillo. De hecho, hay mucha gente que lo hace.

YouTube se encarga de recordárnoslo cada vez que nos asalta con un anuncio. Incluso Instagram y Facebook nos traen historias de gente exitosa que factura 6 cifras al mes en piloto automático.

Antes de indagar más para saber cómo funciona, desde fuera, da la sensación de que hay alguna receta mágica que, cuando la tienes, pasas de 0 a 100. De pobre a rico.

Yo desde hace unos meses estoy intentando averiguar cuál es esa receta. A día de hoy creo que estoy en condiciones de afirmar que no existe.

  • Disclaimer: el título es puro click-bait. Aquí nadie se forra. Y mucho menos con negocios online.

Qué es un negocio online

No sé cuál será la definición oficial de negocio online. En mi forma de entenderlo:

  • Un negocio online es aquél en que la mayor parte de todas sus transacciones se desarrollan íntegramente por canales digitales.

Es decir, que a través de una página web, una app, un teléfono con WhatsApp o un grupo de Facebook se vende algo, por lo que hay gente dispuesta a pagar.

Ese algo que se vende puede ser un servicio (un curso, una mentoría…) o un producto (un libro, una batidora o, incluso, un inodoro).

Así que, para mí, lo más importante es que ese negocio no exige la presencia física de nadie en ningún sitio.

Hasta aquí todo parece muy bonito, ¿no? Monto mi página web y a vivir.

vivir de una página web

Eso pensaba yo.

Es más, pensaba que con mis conocimientos técnicos tendría una clara ventaja al intentar pasarme a este sector. Pero es que la parte técnica, como en todos los negocios, es la menos importante.

Entonces, ¿qué es lo más importante?

Canal de adquisición

Cuando haces una página web y no estás muy familiarizado con internet y cómo funciona, piensas que eso será un escaparate por el que, milagrosamente, empezará a circular gente.

Curiosos que, atraídos por lo nuevo, vienen a ver qué hay en tu tienda o negocio.

La realidad es que, si no haces algo (algo grande), por ahí no pasa ni el tato. Nadie. Bolas del desierto rodando sin parar.

Ahí es donde es importante saber cuál será el canal de adquisición. Principalmente se me ocurren 3.

Posicionamiento orgánico con SEO

Una opción es aparecer en Google cuando alguien busca el producto o servicio que tú ofreces. Pero eso, lleva tiempo, dinero y maña.

La competencia es dura, ya no se posiciona algo por amor al arte porque hay gente currándoselo.

Es necesario crear muy buen contenido, optimizar las páginas para SEO y tener una buena estrategia de SEO Off-page.

Y, aún así, hace falta tiempo para que eso llegue a las primeras páginas del buscador y atraiga tráfico.

Anuncios pagados

Otra forma es poner anuncios. Tanto en buscadores, como en otras páginas web o en redes sociales.

Este tipo de tráfico suele ser bastante instantáneo. Es decir, el día que empiezas a pagar la campaña empieza a llegar gente.

Otra cosa es que compren. Ahí ya entran en juego otras habilidades de las que hablaré más tarde.

Lo malo de esta estrategia de captación son dos cosas:

  • Es muy fácil quemar dinero: si no tienes muy claro a quién vendes y cómo debes venderle, acabarás gastándote todo el presupuesto en clicks poco cualificados, que no convertirán en una venta. Por lo que habrás tirado el dinero.
  • No es para todos los negocios: hay algunos negocios a los que les irá bien una campaña de redes sociales. Por ejemplo, moda y otros complementos. Pero hay otros negocios para los que una campaña de redes sociales no tiene ningún sentido. Por ejemplo, servicios de urgencias como cerrajeros o desatascos. Entonces, aquí ya entra en juego la habilidad del dueño del negocio para detectar qué tipo de publicidad puede funcionar para su negocio.

Moverse en el offline

Tengámoslo claro. No todo en la vida tiene que ser digital y online.

Si tú montas un negocio, empiezas a difundirlo por tus redes de contactos «reales» y eres capaz de despertar cierto interés hacia tu marca, pronto ese ruido y esa expectación se trasladará al mundo online.

Eso generará más visitas y más menciones. Lo que acabará dando más autoridad al negocio y más prominencia de marca.

El resultado será un buen posicionamiento orgánico en los buscadores. Lo cual atraerá nuevos clientes y nuevas ventas.

Técnicas de venta para convertir

Pongamos que ya has montado tu negocio online y que ya hay gente entrando.

Eso aún está lejos de ser rentable. Nos falta lo más importante: vender.

Y para vender es súper importante dominar ciertas técnicas de venta. Saber escribir, saber maquetar, conocer al cliente potencial que entra…

Un buen negocio online sabe cómo vender. Sabe guiar al potencial cliente en el proceso de compra: desde que entra porque ha sentido cierto interés, hasta que descubre lo que propone esa marca en concreto, empieza a sentir cierto deseo de comprar y acaba poniendo el número de la tarjeta.

Para conseguir esto es súper importante saber de persuasión y de copywriting. Y eso es más difícil de lo que parece.

Es más, las técnicas de venta empiezan antes de que el cliente llegue al canal en el que vendes tus servicios o productos.

En el anuncio, o en el título y descripción del buscador, ya debes atraer al cliente para que acabe haciendo click y que, en ese momento, empiece el espectáculo de la persuasión.

Calcular los potenciales ingresos de un negocio online

En mi trabajo de final de grado de ADE me hicieron calcular las rentabilidades que daría un modelo de negocio que me había inventado.

Para hacerlo me descargué una hoja de Excel que en la propia universidad me suministraron y empecé a rellenar números. A boleo, claro.

calcular la rentabilidad de un negocio online

Eso acabó dando la rentabilidad que podía esperar de ese negocio, que, para poder aprobar el trabajo y quitarme la carrera de encima, era muy alta. Estratosférica.

Bueno, para que el resultado sea algo más realista que el que yo saqué, cuando se monta un negocio online es necesario tener 2 cosas clarísimas:

  • ¿Cómo se va a monetizar el negocio? Esto es importantísimo. No se trata de hacer una web y luego ya veré si le meto publicidad y me forro. El negocio tiene que girar en torno al modelo de monetización elegido. Por ejemplo, no haré un sitio de coches pensando monetizarlo con afiliación de Amazon cuando ahí no se venden coches.
  • ¿Qué ingresos puedo esperar? Una vez definido el modelo de monetización del sitio (venta de productos, venta de servicios, publicidad, afiliación…) es necesario averiguar cuánto puedo esperar ingresar. Y para ello es necesario calcular la gente que comprará y los ingresos que generaré por venta.

Cuando somos capaces de calcular estas dos cosas, estamos en condiciones de averiguar si vale la pena empezar el negocio o no.

Y cuando sale que no, es que no. No hagas como yo en mi TFG.

Conclusión

La conclusión más dolorosa a la que he llegado después de estos meses de investigación es que el mundo de los negocios no está hecho para los «técnicos».

Ni los negocios online ni los offline.

Puedes ser el mejor herrero del mundo que, si no controlas los 3 pilares de los que he hablado hoy, lo más probable, es que acabes trabajando para otros.

Lo bueno es que se puede aprender y mejorar en las tres cosas.

Aprender sobre adquisición de clientes, técnicas de venta y cálculo de rentabilidades es un proceso largo e incómodo. Requiere cambiar la forma de pensar. Rompe todos los esquemas mentales previos.

Yo, ya que he empezado, me he propuesto seguir aprendiendo y luchando.

No sé si llegaré a tener algún negocio online rentable. Lo que sí sé es que, probablemente, si no soy capaz de conseguir que uno digital funcione tampoco lo conseguiré en la vida real. Así que, ¡voy con todo! 💪

Acerca de Francesc

Francesc Orfi, autor de chofi.com

¡Hola! Mi nombre es Francesc Orfí y uso este blog para ordenar mis ideas y sacar conclusiones que me ayuden a mejorar en el futuro.

No hablo sobre un tema concreto. Siento interés por temas tan dispares como: webs, análisis de datos, programación, inversión, construcción, emprendeduría, SEO, monetización online… y un largo etcétera.

¿Hablamos?

Me encontrarás en Twitter y en mi correo personal. Puedes contactar conmigo tanto si compartimos inquietudes como si odias todo lo que escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba