Lo que yo entiendo por jubilación

Durante muchos años he tenido por jubilación el hecho de hacerse mayor, hasta una edad en la que ya se considera que no tienes plenas facultades para ejercer tu trabajo, y que, solo en ese momento, es cuando puedes dejar tu empleo, obteniendo un «sueldo» del estado que te permite vivir y, entonces ya sí, disfrutar de lo que te queda de vida.

Sin embargo, últimamente he cambiado esta teoría y he empezado a confundir dos conceptos: jubilación e independencia financiera.

¿Por qué?

Es cada vez más evidente que la pensión por jubilación, que no sueldo, que se recibe una vez se llega al final de la etapa laboral está condenada a desaparecer y, en consecuencia, dejar al azar la posibilidad de tener una ayuda que me permita vivir cuando deje de trabajar es algo que no me deja tranquilo.

Por eso, tengo claro que quiero ahorrar y gestionar mi dinero para que, cuando me jubile, pueda tener unos ingresos que me permitan mantener mi nivel de vida anterior. Sin tener que pasar apuros económicos.

Entonces, si soy yo mismo el que tiene que gestionar mi dinero con el fin de tener fondos para costear mi vida en unos años, ¿por qué tengo que regirme por la edad que establece el gobierno como edad de jubilación?

Creo que empezando a trabajar en la construcción de este ahorro y con disciplina, es posible adelantar la edad de jubilación y llegar a un momento en que pueda mantener mi nivel de vida actual sin trabajar. Algo que en el mundo de las finanzas se conoce como alcanzar la independencia financiera.

El plan

Dicho esto, pues, es necesario establecer un plan de ahorro sistemático, que combinado con una estrategia de inversión me permita llegar a la jubilación o a la independencia financiera.

Para ello, será necesario la creación de una columna de activos sólida, sobre la que hablaré en otras entradas, y que me permitirá obtener ingresos pasivos y variables, de modo que pueda vivir sin necesidad de trabajar (no tengo por qué dejar mi trabajo si no es lo que necesito en ese momento, pero al menos soy libre de decidir cuándo hacerlo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *