La semana laboral de 4 horas

La semana laboral de 4 horas

La primera vez que escuché hablar de este libro, hará ya algunos años, pensé que sería un libro vende motos, de algún gurú que vendría a contarnos algo ideal, imposible de alcanzar para la mayoría.

Bien, es así 😅.

Es broma, déjame que me explique. Es un libro del cual si te olvidas del título, puedes sacar ideas y reflexiones muy buenas. Es la historia de un señor, su autor, Timothy Ferriss, y cómo consiguió «externalizar su vida», de forma que pudiera dedicar más tiempo a las cosas que realmente le llenaban.

De hecho, es injusto mi apunte del principio, porque él mismo en su libro dice que el objetivo no es esas 4 horas, sino entender que gran parte de lo que haces lo puedes mandar a hacer, otra parte la puedes hacer desde cualquier sitio y otra parte, ni siquiera debería hacerse.

Aquí va una lista de reflexiones extraídas de la lectura de este libro:

  • Externaliza tu vida: encárgale a otra persona (él recomienda webs como getfriday.com) el desarrollo de ciertas tareas que aportan poco valor y consumen mucho tiempo.
  • Permite a los que trabajan para ti tomar decisiones por sí solos, siempre que éstas tengan un impacto económico inferior a 400 dólares (cambiar esta cantidad por lo que se considere oportuno).
  • La mayoría de las cosas que te puedes perder en un negocio por haber estado ausente, tienen un impacto económico muy inferior al beneficio que aporta haber hecho lo que hiciste mientras no estabas.
  • Establece reglas de email para que se auto-responda todo aquello que sea posible. Consulta el email solo cuando tengas el tiempo de tratar aquello que vayas a encontrar, reduce el tiempo de email todo lo posible.
  • Automatiza todo lo que puedas tu trabajo. El resto, estandarízalo, que pueda hacerlo cualquiera.
  • Pregúntate continuamente: ¿es esta la actividad que mayor beneficio va a reportarme de todas las que podría estar haciendo ahora mismo?
  • Pareto, Pareto, Pareto: aplica la regla del 80/20 todo el rato. El 80% de tu beneficio viene del 20% de las tareas que haces, céntrate en esas. Aplícalo a: tareas, clientes, proveedores, etc.
  • Evita el «estar ocupado». Todo el mundo puede ocupar su tiempo. De hecho, de eso trata la Ley de Parkinson.

Es un libro muy interesante, del cual recomiendo su lectura sin dudarlo. Arroja muchas ideas, tanto de gestión del tiempo como de gestión de contactos, gestión de negocios, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *