Los 10 hábitos que propulsaron mi vida

10 hábitos para propulsar tu vida

Son muchos los libros, artículos y otros textos que he leído donde se plantean una serie de hábitos que, a ojos del autor, cambian para mejor la vida de las personas.

Cada autor tendrá su opinión, basada en su experiencia, de cuáles merecen formar parte de su top 10. Es por eso que aquí va el mío.

Desayunar con alguien distinto cada día

Cuando emprendes un proyecto y necesitas idear estrategias y maneras de llegar a tus clientes es cuando te das cuenta de lo importantes que son los contactos.

Esta idea surge de un libro llamado «Nunca comas solo», de Keith Ferrazzi y Tahl Raz.

Solo con el hecho de salir de la oficina, conocer a gente, tomar un café con alguien, estarás multiplicando por 1.000 tus posibilidades de estar en el lugar adecuado, en el momento adecuado. Yo ya nunca desperdicio la oportunidad de quedar para tomar un café con alguien, por insignificante o poco relevante que parezca a priori esa persona para mi negocio.

Comer un día a la semana con los abuelos

Una de las cosas que sabía que tenía que corregir en mi vida, si algún día conseguía salir de la vorágine en la que me encontraba, era ver más a mi familia, en especial a mis abuelos. Mucha gente se da cuenta de esto cuando sus abuelos ya no están, y ya no pueden hacer nada por solucionarlo.

Por eso, hace unos meses decidí comer un día a la semana con ellos. El trato es muy sencillo, me invitan a comer y me cuentan historias varias de su vida, anterior y presente. Yo, a cambio, les ayudo con algunas gestiones, aunque estoy seguro de que también funcionaría si ellos no obtuvieran más que mi visita a cambio.

Desde luego, éste es uno de los hábitos más enriquecedores. Se aprende muchísimo de gente con su experiencia.

Apuntar todos los ingresos y gastos

Este hábito ya quedó explicado en este artículo, pero para mí ha sido uno de los más importantes.

Desde hace casi 2 años, apunto cada uno de los ingresos y gastos, y, además, elaboro presupuestos mensuales y/o anuales, dependiendo de la partida. Con esto consigo llevar un control total de lo que gasto y me permite ser consciente de qué puedo permitirme y qué no.

Este hábito me ha permitido ahorrar muchísimo más y poder empezar mi estrategia de inversión.

Meditar

Al principio, cuando comentas este hábito con familiares y amigos, te das cuenta de que no estás solo. Es muy difícil meditar. Cuando meditas, la mente se te va y no consigues centrarte en lo que estás haciendo.

Bien, esa es la razón por la que debes seguir meditando. De hecho, de eso se trata la meditación. Es la mejor manera de entrenarte para llegar a controlar tu mente, para que ésta esté a tu servicio y no al revés.

Cuando medites, toma consciencia de cada vez que la mente se ha distraído y te encuentras pensando en otras cosas. Simplemente asúmelo, y vuelve a centrarte en lo que hacías.

Notarás que si consigues encadenar bastantes días seguidos practicándolo, cada vez tu mente será más dócil. Cada vez te descubrirás menos veces teniendo que corregir tu pensamiento.

Esta es la mejor cura contra la ansiedad, siendo consciente del momento presente, dejando las preocupaciones de lado. Asume que preocuparse no sirve de nada. La mayoría de las veces nos preocupamos por cosas que jamás ocurrirán y que, si ocurren, normalmente no serán tan horribles como pensábamos.

Hacer 1 hora de ejercicio, 4 días a la semana

Después de muchas pruebas y muchos planes demasiado ambiciosos, este es el mejor equilibrio que he encontrado. Esta es la rutina que consigo cumplir todas las semanas.

Anteriormente, con otras rutinas siempre empezaba muy animado pero ese ánimo decaía a medida que pasaban las semanas, y eso acababa en un periodo de varios meses en que no hacía nada.

Hacer ejercicio tiene muchos beneficios, los más evidentes son los físicos, ya que tu cuerpo estará más en forma, prevendrás mejor las lesiones y muchas enfermedades, etc. Pero también es muy importante la parte psicológica, ya que el ejercicio moderado varias veces a la semana te ayudará a ganar autoestima, a estar más centrado, y a estar más creativo.

Andar 10.000 pasos cada día

Este hábito, cuando mejor funciona es por la mañana. Despertarse, desayunar, y salir a dar un paseo de media hora.

Después ducha, y al trabajo.

Esto te permite empezar el día despierto, consciente. El paseo despeja tu mente, te deja listo para estar receptivo el resto del día.

De todas formas, si no se puede hacer a primera hora, recomiendo ponerse una meta de pasos diarios y cumplirla, aunque sea con pequeños paseos durante el día. Esto te permitirá llegar más cansado a la hora de dormir, descansar mejor. Y además, habrás hecho algo de ejercicio que, dependiendo del tipo de trabajo, buena falta nos hace.

Leer todos los días

Es increíble la de información que hay escrita en las bibliotecas. Lo malo, es que muchas veces es muy complicado encontrar libros que aporten algo nuevo.

Al principio, cuando empezaba un libro, lo terminaba. Aunque no me gustara, aunque no me aportara nada nuevo.

Ahora ya no, tengo demasiados libros en lista de espera como para leer algo que no me satisface. Puede que me pase con un muy buen libro, que habla de algún tema que en ese momento no me motiva. En ese caso lo aparco, y lo dejo en la lista de espera, para cuando quiera retomar ese tema.

Pero es muy importante tener alguna lectura que te motive en marcha. Esto te permite desarrollarte muchísimo, obtener nuevos puntos de vista, abrir tu mente, aprender, discrepar.

Tocar un instrumento 15 minutos al día

Pongo tocar un instrumento, porque es lo que a mi me gusta, pero se puede sustituir por cualquier cosa creativa/artística que consideres.

Lo importante aquí es evadirte de todo, centrarte en única cosa que te lleve cierto esfuerzo mental. Y además, esforzarte por mejorar.

Interesarme, cada semana, de manera sincera, por la vida de un/a amigo/a

Este hábito, en un principio, consistía en llamar por teléfono cada semana a algún amigo/a con el que llevaba tiempo sin hablar.

Sin embargo, la mayoría de la gente, y yo el primero, odia hablar por teléfono a día de hoy.

Así que lo he sustituido por interesarme, independientemente del canal, por la vida de alguien con quien hace tiempo que no hablo.

Esto me permite mantener vivas las relaciones, no poder volver a entonar esa frase con pena y remordimiento: «éramos muy amigos, pero perdimos el contacto». Esta frase es terrible. Tiene que desaparecer de mi vida.

Hacer un MVP cada año

Este hábito, entre otros, viene del coach Sergio Fernández, tanto de sus conferencias como del libro que, junto a Raimon Samsó, escribió, y que se titula «Misión Emprender».

Es importantísimo mantener la mente despierta, creativa. A todos nos surgen ideas de negocio que a priori parecen triunfadoras.

Este hábito tiene por objetivo ir a por ellas.

Con esto se consiguen dos cosas:

  1. Te das cuenta de que la mayoría de las veces no son tan triunfadoras como pensabas
  2. No te quedas con la duda de si esa idea hubiera provocado un cambio brutal en tu vida

Así pues, cuando te venga una idea nueva, lo primero, escríbela en un papel, para que no se te olvide. Lo segundo, desarróllala. Invéntate el producto, ponle un precio, una estrategia de venta, un canal de comunicación. Y cuando lo tengas, haz números.

No te digo que hagas un plan de empresa por cada idea que te venga a la cabeza, pero sí que le des vueltas y observes las formas en que esa idea se puede rentabilizar y escalar.

Todas aquellas ideas que sobre el papel sean rentables y, súper importante, te motiven y te apasionen, son dignas de ser prototipadas y probadas. ¡Hazlo!

Sobre como llevar a cabo el MVP de manera responsable, recomiendo la lectura de los libros «El método Lean Startup» y «Running Lean» (este último descrito en otro artículo).

Y hasta aquí la lista de los 10 hábitos más importantes para mi vida. Hay muchos más hábitos que forman parte de mi vida, pero no forman parte de la transformación que he vivido recientemente porque son hábitos buenos, que ya tenía antes.

Sin embargo, hay hábitos malos que también tenía, y que se han tenido que eliminar. Pero eso será parte de otro artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *