mi rutina de entreno funcional para estar en forma

Mi rutina para estar en forma en 2021

Hace ya tiempo que he descubierto que mantenerme activo y sentirme en forma me aporta beneficios que van mucho más allá de lo físico.

Me concentro más, estoy más creativo, más tranquilo, descanso mejor…

Para mi, desde siempre, lo difícil ha sido encontrar fórmulas que sean sostenibles en el tiempo. Era muy típico en mi apuntarme al gimnasio y empezar a ir todos los días, hasta que, de repente, lo dejaba y no volvía en 2 meses.

O volver a emocionarme con la bici y empezar a encontrar tiempo de donde se pudiera para salir a hacer horas de carretera.

Incluso durante una temporada tuve un entrenador de ciclismo, que me hacía salir en bici los 7 días de la semana. Aquello duró mucho por tratarse de mi, pero a los 6 meses dejé de cogerle el teléfono.

En 2020 he ido perfeccionando una rutina que creo que puede ser la definitiva. Es muy fácil de cumplir y me mantiene siempre en un punto de forma que considero ideal.

Rutina de yoga por la mañana

En marzo de 2020, cuando llevaba 2 semanas confinado, me empezaron a doler las lumbares y las caderas. Supongo que estar tanto tiempo sentado alternando silla del escritorio y sofá empezaba a pasar factura.

Un día hice algunos ejercicios de estiramientos y mejoré mucho, así que pensé cómo podía intentar hacerlo de forma regular y que no supusiera un gran esfuerzo.

Buscando encontré un video de YouTube de una famosa yogi llamada Xuan Lan, que consistía en una rutina de 10 minutos de yoga para despertar el cuerpo por la mañana.

Aquí tienes el vídeo por si quieres ir poniéndote las mallas:

Desde ese día empecé a hacer esa clase de yoga todas las mañanas justo al despertar, en pijama. Así no tenía excusa, porque la preparación era nula. Cogía el móvil, me ponía sobre la alfombra del salón y empezaba la clase.

Me empecé a sentir mucho mejor el mismo día de hacerlo, mis dolores de lumbares y de cadera desaparecieron.

El problema es que, cuando nos «soltaron», y pude volver a la frenética vida normal, dejé de dedicar tiempo a esos ejercicios porque cuando me levantaba ya iba tarde con el trillón de cosas que tenía que hacer ese día.

¡Pues no puede ser!

Desde el 2 de enero vuelvo a dedicar los primeros 10 minutos de mi día a hacer esa clase, y esta vez no pienso dejarlo.

Andar 10000 pasos diarios

El beneficio de este hábito es tanto físico como mental, así que es un must en mi día a día.

Sea el día que sea, y haga el tiempo que haga, yo tengo que andar 10.000 pasos. Es una forma de estar activo todos los días, tanto si hago deporte como si no.

La forma como mido yo los pasos es con un reloj Xiaomi, y me sorprende lo fiable que es. A veces los cuento mientras ando para verificarlos y los clava.

Si te interesa este reloj lo puedes comprar en Amazon aquí.

Y no me tengo que convencer para salir a caminar. Siempre me apetece. ¿Sabes por qué? Porque he encontrado la manera de que ir a caminar sea divertido: los podcast.

Estoy viciado a varios podcasts y a veces tengo que caminar hasta los 15.000 pasos para poder acabar de escuchar todo lo que tengo pendiente.

Ya que estamos, te enseño también los auriculares que yo uso para salir a caminar:

Estoy muy contento con ellos, por eso te los recomiendo. La batería dura mucho, se sincronizan al instante y el sonido está muy bien. Puedes verlos en Amazon aquí.

Los podcasts que escucho cuando voy caminando dan para otro episodio. Otro día haré un ranking de mis podcasts favoritos.

Entrenamiento funcional durante una hora, dos veces por semana

Entrenamiento… ¡¿qué?!

  • El entrenamiento funcional es el tipo de entrenamiento pensado para mantenerse en forma sin el objetivo de ganar gran masa muscular ni prepararse para ningún tipo de competición.

Como siempre, mis definiciones deben cogerse con pinzas. Si necesitas una definición más precisa: aquí.

Desde hace ya 5 años voy a un gimnasio de Palma en el que, en grupos de 4 o 5 personas, hacemos entrenamiento funcional 1 hora dos veces por semana. ¡Un éxito!

entrenamiento funcional en palma

Me gusta descargarme de la responsabilidad que supone tener que tener la fuerza de voluntad suficiente para ponerse a entrenar o para ir al gimnasio.

Con esta fórmula sé que todos los lunes y todos los miércoles, a las 19:30, tengo que estar ahí y que, además, no tengo que preocuparme para saber si me tocan piernas, tronco superior, cardio o fuerza.

Y, la verdad, se nota. Mucho.

Desde que voy siempre, aunque luego no haga nada más en toda la semana, estoy mínimamente en forma. Con lo que ello conlleva a efectos de bienestar mental y de salud.

Hacer rodillo con la bicicleta dos días por semana

Mi afición por el ciclismo empezó a los 9 años cuando fui a apuntarme a clases de natación al polideportivo Son Moix de Palma y, contra todo pronóstico, no quedaban plazas.

Para no quedarme sin hacer ejercicio, mi madre me apuntó a ciclismo en el velódromo de ese mismo polideportivo porque, como decía ella, «a tu padre le gusta el ciclismo».

Bien, eso me llevó a aficionarme mucho a ese deporte y a la mínima que pude me federé, compitiendo en pista y carretera desde los 11 hasta los 18 años, momento en que empezó mi vida universitaria.

Aun conservo parte de esa afición, pero no tengo las ganas que hacen falta para salir muchos días a la semana y hacer muchas horas.

Además, siempre me encuentro con el problema de que, cuando vives en una ciudad, solo con salir y entrar de ella se te va mínimo media hora, así que hace falta que el entreno sea más largo.

Ante ese dilema, he estado apuntado muchas veces a clases de spinning en el gimnasio. Y está bien.

Pero el problema es que la oferta de horas con profesor real tampoco son muchas, a no ser que pagues uno de esos gimnasios para multimillonarios.

En el último gimnasio al que fui un día me equivoqué y fui a una clase que resultó ser virtual.

Miré la pantalla y vi que ponía algo de «Best Cycling», así que cuando llegué a casa investigué.

Resulta que Best Cycling ofrece el software a los gimnasios para que ellos mismos hagan sus propias clases. Además, también tienen clases virtuales que distribuyen a los gimnasios y, ¡atención!, a los particulares.

Me registré ipso facto. Y con el registro venía un mes gratis.

Instalé la aplicación de Best Cycling en la tablet y monté el rodillo en el salón de casa.

hacer rodillo en casa con la bicicleta

Desde entonces, hago 2 clases de spinning en casa cada semana. Clases de 45 minutos que me hacen entrenar como si de un entrenamiento de 2 horas por carretera se tratara.

Y, para más inri, cuando salgo con la bici con otra gente que entrena normal, me defiendo. Mi nivel es siempre aceptable, dedicándole muy poco tiempo a la semana.

Conclusión

La conclusión es clara: no te dejes intimidar por el tocho que he escrito. Al final hago deporte como tal 3,5 horas a la semana (2 horas de funcional y 1,5 horas de rodillo).

El resto son 4 ejercicios en pijama y paseos escuchando la radio.

Y con esto, me mantengo en forma. Pura eficiencia 😁

Acerca de Francesc

Francesc Orfi, autor de chofi.com

¡Hola! Mi nombre es Francesc Orfí y uso este blog para ordenar mis ideas y sacar conclusiones que me ayuden a mejorar en el futuro.

No hablo sobre un tema concreto. Siento interés por temas tan dispares como: webs, análisis de datos, programación, inversión, construcción, emprendeduría, SEO, monetización online… y un largo etcétera.

¿Hablamos?

Me encontrarás en Twitter y en mi correo personal. Puedes contactar conmigo tanto si compartimos inquietudes como si odias todo lo que escribo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba